Recetas para los ojos
mayo 27, 2017
Beneficios de la Cúrcuma
junio 4, 2017
Show all

 

Lo primero que hay que saber es que la lonchera es una de las cinco raciones diarias de comida que deben consumir niños y adolescentes en edad de desarrollo, es decir, NO DEBE SER EL DESAYUNO, sino la segunda comida del día.

 

Si permites que pasen tantas horas desde que el niño se despierte hasta que pueda comer algo a la hora de la merienda, pones a su cuerpecito en estado de emergencia. Como no obtiene la energía que necesita de los alimentos, comenzará a buscarla dentro del propio organismo. En principio acudirá a las grasas almacenadas, luego a los músculos y por último a los huesos, produciendo letargo, pérdida de masa muscular y otras patologías.

 

La lonchera o merienda escolar es esencial, porque ayuda a que los niños se recarguen de energía para continuar las tareas y mejorar el rendimiento escolar.

 

Antes de prepararla, es importante tener en cuenta algunas cosas, como por ejemplo, la higiene. Lavarse las manos, limpiar muy bien las frutas y vegetales y evitar la contaminación de los alimentos asegura la salud de los niños.

 

Asegúrate de utilizar envases plásticos para guardar libres de BPA. El BPA es la abreviación de Bisfenol A, un químico presente en los plásticos y sus derivados. Lo peligroso de este químico es que se traspasa a los alimentos  si se calientan los contenedores en el microondas, al poner líquidos calientes en ellos ó si se lavan con detergentes fuertes.

 

Ahora lo más importante: la comida.

 

La lonchera debe ser energética, por lo cual debe incluir carbohidratos, azúcares y grasas, que son el “combustible” del cuerpo. Las proteínas son las encargadas de “construir” tejidos para que los niños crezcan; por tanto no pueden faltar. También debe ser rica en vitaminas, minerales y fibras, que cumplen una función reguladora. Por último y no menos importante, debe llevar algún líquido que los ayude a hidratarse.

 

Quizás te suena complicado, pero es mucho más sencillo de lo que imaginas. Aquí te dejamos algunas ideas fáciles y rápidas de preparar:

 

Lonchera # 1:

Sandwich de pollo (hecho con pan integral, rico en fibra). Yogurt con fruta picada y Jugo natural.

Lonchera # 2

Arepitas de zanahoria con jamón. Un snack Fruzec y jugo natural.

Lonchera # 3 

Seis huevos de codorniz. Gelatina casera preparada con leche. Una mandarina y jugo de lechosa.

Lonchera # 4

Nuggets de pollo (hechos en casa, se pueden hacer asados). Una galleta integral. Palitos de zanahoria o apio (acompañados de queso crema o aderezo de yogurt), jugo natural.

Lonchera # 5

Muffin casero de calabacín y chispas de chocolate oscuro. Un mango pequeño pelado y cortado. Agua de manzanilla.

Evita los jugos procesados, al igual que las gaseosas, ya que contienen exceso de azúcar, los cuales pueden causar sobrepeso e hiperactividad en los niños o niñas. Otros de los productos que tampoco se debe incluir en la lonchera escolar son las chucherías, ya que tienen exceso de sodio, colorante y grasa. También se debe evitar los chocolates, caramelos o alimentos que contengan azúcar procesado.

 

La planificación es la base del éxito, sobre todo en la alimentación consciente.

Que las mañanas no te tomen por sorpresa, así no te verás en la obligación de dar  tus hijos alimentos dañinos, sólo porque son la opción más fácil al momento de preparar sus loncheras.

 

¡Por niños más saludables y felices!

 

Comentarios

Comentarios