Claves para escoger la música de tu sesión de yoga
abril 17, 2017
Sobre la “dieta” Paleo
mayo 6, 2017
Show all

¡Medita mientras corres!

 

Correr y meditar son actividades realmente buenas para ti. Ambas tienen probados beneficios físicos pero también psíquicos y emocionales. La práctica del running quema calorías y te ayuda a vivir más y mejor. La meditación mindfulness reduce el estrés y mejora la salud cardiovascular.

 

Además nos favorecen mental y emocionalmente porque los dos tipos de ejercicio mejoran la confianza y el bienestar. Vistas como terapias conductuales, el ejercicio aeróbico y la meditación han demostrado beneficios para las personas que sufren de depresión, no se acompañan de profundos efectos secundarios y se pueden practicar a lo largo de la vida.

 

Si esto fuera poco, un estudio reciente publicado en Translational Psychiatry dice que el todo es mayor que la suma de sus partes. En otras palabras: la combinación de meditar y correr podría ser mejor para la salud mental que practicar cualquiera de esas actividades por sí sola. Aquí algunas maneras de meditar mientras corres:

 

Correr con atención plena.

Así de simple. Una actividad complementa la otra, por lo tanto se vuelven un mismo ejercicio. Cuando pones toda tu atención en todo lo que envuelve a tu rutina de salir a correr, estás meditando. Centrándote en sentir el aire en el rostro, en el movimiento de piernas y brazos, en mantener o mejorar una velocidad, etc. La clave está en mantener tu conciencia presente: incluso en los momentos de dificultad, esfuerzo y dolor.

 

“Meditar es realmente simple. Lo único que tenemos que hacer es ser conscientes de cada experiencia mientras abrimos completamente nuestro corazón al momento presente.“
— Yongey Mingyur Rinpoche

 

Encuentra tu ancla.

Sal a correr. Lo más probable es que estarás pensando en lo que tienes que hacer después, en algo que te ocurrió ayer… NO PASA NADA. Como los estímulos exteriores son constantes, la cabeza tenderá a perderse y a saltar de un pensamiento a otro: no luches contra ellos, vuelve de forma amable a tu momento presente y a la armonía de tus movimientos. El ejercicio básico, la esencia de la meditación mindfulness es DARSE CUENTA, ser consciente.

 

Una manera de superar una mente dispersa o desenfocada mientras se está corriendo es sintonizar con la respiración. Conectar con ella ejerce el mismo efecto para tu atención que echar un ancla. Esto significa simplemente ser más consciente de tu patrón de respiración. Observar como es cada inspiración y cada espiración, si duran un paso o dos.

 

También es útil elegir un lugar en la distancia como un punto de anclaje para la mirada. Mirar alrededor o hacia abajo puede contribuir a la dispersión mental, pero si miras recto, hacia delante, aumentan las posibilidades de fluir en la experiencia. Entonces, vuelves a poner toda tu atención en la respiración, en el cuerpo, en lo que te rodea, en lo que estás haciendo, en el momento presente.

 

Son anclas a las que vuelves cada vez que tu mente se va. Mil veces si es necesario. Vuelves amablemente al presente. Al estar consciente de que estás corriendo, a diferencia de cuando estás en un estado semiconsciente o en piloto automático, tu rendimiento físico es más alto. Si corres conectado a tu respiración y a tus pies, de forma gradual adquirirás una mejor postura.

 

 “Desarrollar una relación con la respiración es la clave de la meditación, y del correr. Si desarrollamos la relación con nuestra respiración no tenemos que luchar tanto. Intuitivamente, los corredores saben esto; esencialmente estamos desarrollando una relación con los aspectos más elementales del estar vivos. En meditación, colocar la atención en la respiración aleja la mente de ensoñaciones y preocupaciones, de pensar y fantasear. Le proporciona a nuestra mente algo saludable que hacer.”
—Sakyong Mipham

Elige un mantra

Un mantra es un sonido que, al repetirlo, tiene cierto poder psicológico o espiritual. Se utilizan en distintas meditaciones, y su poder no es la palabra en sí, sino lo que se obtiene con ella: atención focalizada en un sonido repetitivo. Sabemos que la repetición nos ayuda a crear nuevos caminos neuronales  y a asentarlos como un hábito. Son como autopistas de la mente para nuestros pensamientos.

Si piensas constantemente: “No soy fuerte” este camino se dibujará más sólidamente en tu cerebro cada vez que lo pienses hasta convertirse en el único. Si intentas cambiar ese pensamiento: “Hoy no me siento fuerte, ya veremos mañana” puede ser desafiante al principio, pero a base de repetición y tiempo suficiente puedes construir una nueva carretera y que, además, sea robusta. Una nueva carretera para un pensamiento más realista .

 

Por eso el running es una actividad perfecta para meditar con un mantra, porque entras en un movimiento repetitivo durante 10, 15, 20, o tal vez más minutos. Elige un mantra y repítelo durante la marcha durante una semana y ver qué pasa. Todas tus creencias generan tu realidad. Una creencia es sólo un pensamiento repetido una y otra vez. Carrera a carrera los puedes cambiar.

 

Fuente: Intimind.

 

Si deseas convertirlo en un hábito, te puedes formular un reto. ¿Qué tal si te propones hacerlo durante dos semanas? Fíjate el reto de incluir la meditación a tu running, practica tus carreras con un enfoque físico y mental.

 

¿Qué estás esperando? Ponte los zapatos deportivos, sal a la calle y comienza a practicar este nuevo hábito. Descarga aquí nuestra guía con tips sencillos y prácticos para meditar mientras corres.

 

¡Feliz carrera!

 

 

5 consejos para meditar mientras corres

Comentarios

Comentarios